Como elegir una cartera para hombre

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La cartera es un accesorio esencial para el hombre.  Resulta complicado elegir la cartera adecuada ya que hay que decidir entre aspectos como el estilo, el tamaño o la funcionalidad, pero también se deben considerar otros más subjetivos como la personalidad, el gusto o el valor emocional que puede llegar a tener.

¿Por dónde empezar?

Lo mejor, la simplicidad. Una cartera sencilla y ordenada suele ser la mejor opción de compra para muchos hombres.

Existen una gran variedad de colores, diseños y estilos. Por ejemplo, una cartera lisa es perfecta para eventos casuales y formales. Para hombres más jóvenes y atrevidos se podrá optar por diseños más juveniles y alternativos. Los más sofisticados apreciarán los modelos modernistas y elegantes.

Hay varios factores que considerar a la hora de comprar o regalar una cartera. Lo primero a tener en cuenta es que se trata de un accesorio que el hombre siempre lleva consigo y forma parte de su vida diaria. Hay que conocer aspectos como la vestimenta, los hábitos y la necesidad particular de cada hombre, para elegir la cartera adecuada. Los primeros factores a valorar son la funcionalidad y el estilo de la cartera.

Aspectos a considerar al elegir una cartera para hombre

La funcionalidad de una cartera de hombre

Con la funcionalidad, Nos referimos a la capacidad de almacenar nuestros enseres y va estrechamente ligado al tamaño de la cartera. Para mayor funcionalidad y capacidad, normalmente se requerirá una cartera de mayor tamaño.

Hay un aspecto importante a valorar aquí, ¿qué llevan los hombres en la cartera? Los hombres tendemos a querer llevar lo mínimo pero la realidad es que acabamos atiborrando nuestras carteras con todo tipo de cosas…veamos con qué.

Los imprescindibles en una cartera:

1. Las tarjetas

Hay muchísimos tipos de tarjetas susceptibles de ser llevadas en una cartera, veamos algunas.

  • Tarjetas de identificación: Aquí debemos contar con al menos un DNI y un carnet de conducir. Algunos hombres podrían necesitar llevar también carnets profesionales específicos.
  • Tarjetas sanitarias: La que tengamos de la Seguridad Social y en muchos casos alguna de seguros privados. Hay hombres que deciden dejar estas tarjetas fuera de la cartera y únicamente llevarlas cuando van a usarlas. Nuestra recomendación es contar al menos con la tarjeta sanitaria de la Seguridad Social para cualquier imprevisto.
  • Tarjetas de crédito: Como media se pueden considerar al menos dos tarjetas de crédito (por ejemplo, una de crédito y otra de débito), pero hay hombres que pueden llevar hasta 4 o más tarjetas de distintas entidades.

Ojo con las tarjetas con marcado en relieve. Aunque ya están cada vez más en desuso gracias a los chips RFID de las actuales tarjetas, lo cierto es que las tarjetas con caracteres en relieve acaban marcando las solapas de los ranurados de los tarjeteros, especialmente las carteras de piel.

Otras tarjetas que se pueden considerar:

  • Tarjetas de asociaciones, bibliotecas, etc
  • Tarjetas de comercios, supermercados y descuentos
  • Tarjetas de vending (para cafés y máquinas de vending)
  • Tarjetas de visita (aunque éstas cada vez están más en desuso con las tecnologías digitales)

En definitiva, hay infinidad de posibles tarjetas susceptibles de encontrar un hueco en la cartera de un hombre. De media considera que al menos seis o siete tarjetas se van a necesitar llevar en una cartera. En algunos casos según las necesidades o puntualmente podrían ser más.

2. Billetes en efectivo

Es importante considerar algún compartimento para poder llevar billetes en efectivo. Normalmente las carteras billeteras tienen uno o dos compartimentos para billetes.

Debes considerar el tamaño y cantidad de billetes que se prevén llevar en la cartera, que dependerá mucho de las necesidades diarias de cada hombre. Cada vez más, los hombres utilizan menos el efectivo y más las tarjetas y otros medios de pago digitales como los pagos por NFC con el móvil. Esto supone la necesidad de disponer de menos efectivo en la cartera, pero hay muchas transacciones que se hacen únicamente en efectivo y siempre hay que llevar algo de efectivo en la cartera.

Es importante que la cartera cubra completamente el contorno de los billetes que contiene, de otro modo éstos sobresaldrán y acabarán rompiéndose y agrietándose dando un aspecto muy feo.

Si estás en Europa sabrás el tipo de billetes de Euro que puedes guardar en la cartera. Los billetes más comunes que se podrán encontrar en una cartera de caballero van desde los 5 euros, hasta los 50 o 100 euros. También existen billetes de 200 y 500 euros, pero ya no es tan habitual llevarlos en el día a día.

Te interesará saber que existen dos series de billetes de Euro: La primera serie entró en circulación en el año 2002 y los tamaños van desde 120x62mm para el billete de cinco euros hasta los 147x82mm para el de cien euros. Los de 200 y 500 euros suben hasta los 153x82mm y 160x82mm respectivamente.

En el año 2013 salió a circulación la serie “Europa” en la que tanto el diseño como el tamaño se ha visto afectado, pasando a ser billetes más estrechos para los de mayor valor, quedando el de 100 euros en 147x77mm y el de 200 euros en 153x77mm, desapareciendo el billete de 500 Euros.

Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Billetes_de_euro
Banco de España: https://www.bde.es/bde/es/areas/billemone/Publico_general/Billetes_de_euro/Serie/

Debido a que la primera serie de billetes está siendo sustituida progresivamente por la serie Europa, nuestra recomendación es que consideres como referencia únicamente las medidas de la actual serie.

Por tanto, considerando un uso habitual de efectivo, asegúrate que la cartera pueda acomodar varios billetes de al menos 147x77mm y un máximo de 153x77mm.

3. Monederos, ¿Cartera con monedero o no?

Esta es una de las grandes dudas a la hora de elegir una cartera. Disponer de monedero afecta al grosor de ésta y por tanto a la comodidad de llevarla en el bolsillo. Nuestra recomendación es que para las carteras de diario es conveniente considerar un pequeño monedero para guardar nuestros cambios. Si efectuamos un pago en billetes tendremos que guardar el cambio y a menos que dispongamos de un monedero éstos se irán para el bolsillo y en muchos casos acabarán perdiéndose.

Hay hombres que prefieren disponer de un bolso monedero aparte de la cartera, esto permite llevar carteras mucho más finas o únicamente tarjeteros, pero supone disponer de espacio para almacenar ambos.

Para eventos más formales y casuales, se podrá optar por una cartera sin monedero, en donde la sencillez y el tamaño primen. Por ejemplo, para llevarla en los bolsillos de la chaqueta o el traje. En esos casos tal vez no vamos a necesitar monedas en efectivo y con disponer de un pequeño espacio para billetes y tarjetas sea suficiente.

Para las carteras con monedero integrado elige un monedero ancho para que las monedas se puedan acomodar y evitar que hagan bulto. Es extremadamente incómodo llevar una cartera en el bolsillo con un bulto de monedas. Asegúrate que el monedero tenga cierre y que éste sea lo más plano posible, Los hay de botón, de velcro o cremallera.

El interior del monedero debería estar forrado en tela. Los monederos de piel vista o sintéticos acaban marcándose con el roce del metal de las monedas.

4. ¿Qué otras cosas se pueden considerar en la cartera?

Es impredecible todo lo que un hombre puede llegar a guardar en su cartera y en algunos casos se quedan ahí por mucho tiempo.

Calendarios, estampitas y fotografías. En este caso mucho cuidado con las fotos que se guardan largo tiempo. Con altas temperaturas y cierta humedad pueden llegar a decolorarse y manchar las carteras, así como estropearse la propia foto.

Tickets y recibos. Otro clásico de la cartera del hombre. Normalmente los tickets miden unos 80mm de ancho, ocupan un espacio considerable en nuestras carteras. Evita guardarlos en la cartera. Especialmente si lo haces por mucho tiempo y en carteras de piel, ya que el tinte que llevan puede acabar literalmente pegado al interior de tu cartera y el ticket borrado.

Preservativos…aviso especialmente para los más jóvenes: nunca los guardes en tu cartera, más aún si llevas ésta en el bolsillo trasero del pantalón. Junto con las monedas, los cantos de tarjetas, cremalleras, botones y demás que tengas en tu cartera pueden acabar dañándose.

En estos tiempos de pandemia además surge otro factor a tener en cuenta. En todas partes estamos aplicándonos geles alcohólicos para desinfectar nuestras manos. Ten mucho cuidado ya que las carteras de piel pueden sufrir marcas al contacto con estos productos desinfectantes.

Acabados y estilo de carteras

Este apartado entra más en el aspecto del gusto y personalidad de cada hombre. Existen infinidad de carteras con diferentes estilos y acabados. En cuanto a materiales los más habituales son piel natural o sintética, poliéster o tejidos.

La piel natural, normalmente bovina, ofrece un acabado más suave, una sensación de mayor calidad y una buena resistencia al uso. Normalmente en tonos de colores marrón, tostados y negros. Son óptimas para uso casual y diario, hay modelos de gran calidad que satisfacen las necesidades de los que buscan una cartera para eventos más cuidados.

Las carteras de piel sintética están cada vez más extendidas, ofrecen gran resistencia y durabilidad, hay innumerables acabados y colores y son perfectas para el uso casual y diario. El tacto no llega a ser tan fino como el de una cartera de piel, pero las sintéticas abogan por la protección del medio y los recursos sostenibles. Hay muchas marcas aportando por soluciones de piel sintética de altísima calidad.

Las carteras textiles y de algodón son ya un clásico en los estilos de carteras para hombre. Especialmente para el público más juvenil. Suelen ser de menor tamaño, extraordinariamente resistentes y en muchos casos es muy fácil lavarlas para dejarlas como nuevas. Normalmente suelen venir con sistemas de cierre en velcro y colores o logos llamativos para marcar un estilo propio y diferente. Sin duda tienen un gran público y siguen siendo una alternativa a las carteras clásicas.

Como podrás ver, hay infinidad de estilos y acabados, en próximos posts hablaremos en más detalle de los tipos de carteras.

¡Esperamos haberte ayudado con algunas pistas para poder elegir tu próxima cartera, no te pierdas nuestros otros posts!

Contenido